El empleo de la expresión, «Vivir la Vida», tal vez, pueda resultar algo redundante, a bote pronto. Ya que la Vida, se vive, es obvio. Aunque tal es su extensión, que dentro de la Vida, también se pueden experimentar, un sin fin de cosas. Hay quién prefiere, vivir en las penas, en el miedo, en la frustración, en el odio, en la lucha… Lugares, nada óptimos, que nos hacen olvidar para qué, estamos aquí. Y es que a pesar de que nos empeñemos en vivir otras cosas, lo único que deberíamos Vivir, es la Vida.

¿Cuándo fue la última vez que recuerdas haber estado «Viviendo la Vida?

Entendiendo, como tal, disfrutar del momento presente. Sin interferencias externas o internas, capaces de arruinar la plenitud de ese instante. Porque eso es «Vivir la Vida». No poder atender más que al Ahora. Concentrarte sólo en Vivir. Perder la conciencia de ti mismo. Ser lo que estás haciendo y no, quién crees ser. Esas situaciones en las que tus preocupaciones, desaparecen. Se esfuman con tu percepción del tiempo. Dónde los pensamientos pierden importancia, mientras se escapan junto con tus miedos e inquietudes. Cuando te olvidas, que estás viviendo.

¿Cuál fue el primer recuerdo que pasó por tu cabeza?

Existen diversas actividades, capaces de transportarte a la intensidad de ese estado tan placentero. Tal vez, seas de los que prefieren leer un buen libro para acercarte a él. Mientras sus palabras te conducen hacia mundos desconocidos y te descubren el encanto de sus personajes. Quizás prefieras las reuniones sociales o entre amigos. O puede que escojas la danza, el canto, pintar un cuadro, escribir poesía… No es relevante la tarea en cuestión, si no lo que te trasmite. En quién te convierte.

¿Te gustan los juegos?

Cualquier labor, que sea capaz de transformar, la manera que tienes de percibir la realidad, puede hacerte disfrutar. Convirtiendo de inmediato y sin apenas esfuerzo, esa sensación de hastío, en descubrimiento. Te expande más allá de tu propio Ser. Trasladándote hacia nuevos lugares de tu existencia. Te funde con el Todo. Dejas de Ser tú, para Ser, lo que estás viviendo.

Antes te cuestionaba si te gustaban los juegos, por una sencilla razón. Porque la Vida, no es más que un juego, que espera impaciente a que muevas ficha. El origen etimológico del verbo competir, viene del latín, «competere», que significa, «ir al encuentro de una cosa», «buscar juntos», «encontrarse con», «coincidir»…Es curioso que el término se haya transformado tanto. Lo que se entiende hoy por competición, nada tiene que ver con sus raíces latinas. Ha degenerado para convertirse en otra cosa bien distinta. Acercándose más al combate o a la contienda, que al propio encuentro.

¿O quizás, no?

Siempre digo, que como el inconsciente, sabe idiomas, también sabe de etimología. A pesar de que se haya intentado tergiversar su significado real, este siempre prevalece sobre el superficial. El juego es de esas actividades, que desde la más tierna infancia, hasta los últimos días de nuestra de vejez, gusta a todo el mundo.

Hay juegos de todo tipo. Los que necesitan tablero, los que no. Los compuestos por piezas, como los puzzles o rompecabezas. Los que se sirven de una baraja o varias. Los juegos de palabras. Los mentales. Los juegos de azar. Las adivinanzas o acertijos. Los juegos o «competiciones» deportivas. Los de estrategia. Los juegos eróticos o entre sábanas…los videojuegos. Infinitos tipos de juego, para infinitos tipo de vida. Y es que sea cuál sea la vida que lleves, o el tipo de juego que prefieras, el jugar, siempre busca, una única finalidad. La de hacerte disfrutar. Y si la Vida es un juego,

¿Como es que no la disfrutas?

Como comprenderás, entre tantas opciones, es más fácil hacerlo que no hacerlo. Así que te invito a que «Vivas la Vida», jugando. Disfrutando de cada minuto. Dejando que tu imaginación y tu creatividad tomen el control. Es la única forma de que tú, lo sueltes. Olvídate de competir con nadie. Los adversarios, sólo existen en tu cabeza, no en la Vida real. La Vida está llena de gente que se encuentra y que busca junta. Que coincide, mientras se pierde. Que canta y que baila. Llena de gente que se Ama. Juega con la Vida, no luches contra ella. Ama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba