¿Construyes muros o abres puertas?

La puerta antes de ser una puerta, fue muro. Que alguien derribó para construir una puerta.

El muro te hace sentir pequeño, la puerta, inmenso.
La puerta escribe, el muro borra.
El muro te oculta. La puerta destapa. 
La puerta te lleva a descubrir nuevos lugares, el muro te mantiene en el mismo lugar.

El muro te encierra, la puerta te expande.
La puerta alimenta, el muro te mata de hambre. 
El muro no te deja ver. La puerta, te abre los ojos.
La puerta se abre, el muro te cierra. 

El muro te incapacita. La puerta, te lo permite.
La puerta es el sueño del muro. El muro, la pesadilla de la puerta.
Mientras el muro sueña, la puerta crea. 
El muro te mantiene estático, la puerta propicia que te muevas.

La puerta te enseña lo nuevo. El muro te esconde en lo viejo.
El muro aunque esté cerca, te mantiene lejos. La puerta aunque esté lejos, te mantiene cerca.
La puerta es llegar, el muro, quedarse.
El muro se calla, la puerta te habla.

La puerta te conduce, el muro te para. 
El muro te axfisia. Con la puerta abierta, respiras.
El muro separa, la puerta une.
La puerta te acerca a la luz, el muro te la quita.

El muro es rígido y compacto. La puerta, libre.
El muro es apego. La puerta te salva.
El muro es miedo. La puerta, vida.
Cuando derribas el muro del miedo, la puerta de la vida se abre.

¿A qué esperas para traspasarla y vivir? 

¿Y tú, construyes muros o abres puertas? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba