¿Qué pasaría si dijeses siempre lo que pasa por tu cabeza?. Si no te guardases nada. Si todo lo que pensases, tuvieras que comunicarlo.

¿Crees que saldrías vivo en el intento?

Son muchos los pensamientos que nos rondan a lo largo del día. Muchos de ellos carecen incluso de interés, dependiendo de quién los recepcione. Sería bastante inoportuno decirlo todo. E innecesario, ya que si todos contáramos todo, ¿Qué nos quedaría para nosotros?.

Sin embargo siempre existen demasiadas cosas que no decimos. Cosas importantes para nosotros y que obviamos comunicar por miedo a su efecto rebote. Hay veces que decidimos callar porque preferimos no molestar o importunar. Otras veces, creemos que el silencio también puede ser tratado como cualquier otra respuesta. Y en las peores ocasiones porque tememos mostrar lo que somos y sentimos.

Las cosas que no se dicen, si carecen de relevancia, se esfuman. En cambio si son temas de valiosa importancia para ti, se reiterarán en tu memoria hasta que los resuelvas. Y la dificultad no está en lo que no dices, si no en el esfuerzo que haces por no decirlo. Actuar en contra de uno mismo, es de lo que más agota. Se necesita mucha voluntad para negar lo que uno es

Existen muchas maneras de decir las cosas. Nuestra venerada lengua, nos proporciona un amplio abanico de posibilidades para decirlo todo, de la mejor forma posible. Aprovéchate de su léxico, sin herir susceptibilidades. Entendiendo siempre la posible molestia del prójimo, haciéndoselo saber. Cuándo le haces saber a alguien que le entiendes y respetas, a ese alguien le es mucho más fácil entenderte y respetarte. Curioso, ¿no?.

¿Y qué más da, quién de el primer paso?, Si en la comprensión está el entendimiento.

Lo que no dices y te guardas intentará salir en cuanto tenga oportunidad. Puede que no elija las palabras como medio de difusión. Quizás prefiera un dolor de cabeza o una afonía repentina…pero intentará salir. Ocupa un lugar dentro de ti que no le pertenece. Tú lo retienes a la fuerza. Ahórrate toda esa energía desperdiciada por el no decir y di.

¿Por qué no lo dices?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba