Hoy dibujo mi calma con los colores de las tormentas del ayer.
Como mi calma, hoy habla de mi, también lo hacen mis tormentas. 
Todas ellas. 
Las más frías y angustiosas, 
las más largas, 
las que arrasaron con lo conocido, para dar paso a lo que tenía que venir.
Por eso agradezco cada uno de sus radiantes colores. 
Ya que sin ellos, 
mi cuadro de hoy, 
no tendría sentido, ni tampoco contenido. 

Me mojé, me calé y me resfrié. 
Hasta que aprendí a chapotear entre tormentas. 
Dejé de luchar contra ellas, para convertirme en ellas. 
Se afianzaron mis raíces y se fortalecieron mis ramas. 
Sus tempestades me hicieron tiritar de frío, 
hasta perder el rumbo. 
Asimismo, lo volví a recuperar, entre mi calma.

Hoy dibujo mi calma con los aguaceros de mi pasado. 
Mi presente brilla hoy, gracias a los colores del ayer. 
Las luces que parecían apagadas, me encendieron el alma y con ellas, llegó la calma.

Entre tanta tormenta, recuerdo una en especial:
Navegaba airosa entre afluentes, 
sin embargo pensaba, que ya había llegado a la mar. 
La fuerza de lo líquido, hizo volcar mi barca, 
provocando que tragara más agua de la que mi estómago podía soportar. 
Fue entonces cuando descubrí, 
que aún me quedaba bastante travesía, hasta alcanzar el océano. 

Así que seguí navegando mi tormenta. 
Hasta que un buen día, choqué con una gran roca, 
que agujereó mi barca. 
Tuve que abandonarla, y terminar la travesía a nado. 
Al principio nadaba contracorriente, 
lo que produjo mi cansancio y desesperación. 
Agotada y sin apenas fuerzas, 
me dejé llevar por las dulces aguas, y enseguida llegué a la mar.

Desde aquí, te espero. 
Espero que también tus gotas acaben de llegar. 
Porque como cada gota cuenta, la tuya también suma. 
¡Regálate al océano con tus gotas!. 
Bendice tus tormentas y tus travesías. 
Todas ellas, te sacaron de charcas oscuras, y de aguas estancas.
¡No te estanques!, continúa tu camino y disfruta del colorear.

Hoy dibujo mi calma, para que tú dibujes la tuya.

¿Compartimos colores y creamos algo juntos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba