Uno de los principios de la PNL, Programación Neurolingüistica, es la curiosa intención positiva.

¿Pero a qué se refiere?

¿Quiere decir esto que todos nuestros comportamientos, emociones, fobias, hábitos… esconden una intención positiva?

¡Exactamente!. Si no fuera así, no los repetirías. Se repite lo que funciona, lo que en algún momento nos ha sido de utilidad.

¿Hasta los comportamientos más desagradables e indeseables?, ¿Los amorales y los que incumplen leyes?. Todos ellos.

Actuamos siempre de la mejor forma que conocemos y con los recursos que tenemos a mano en ese momento. Y que desconozcamos las intenciones positivas de los demás, no significa que no estén. Esto sólo nos demuestra que nunca sabremos lo suficiente.

Somos un milagro, seres completos con plenas facultades. Si analizamos bien nuestras acciones, por ejemplo un patrón de conducta que repitamos con cierta frecuencia y que queramos cambiar. Debemos preguntarnos, qué nos aporta ese comportamiento, que seguimos insistiendo en repetir. El para qué lo hacemos.

¿Qué nos reporta esa conducta?

¿Quién nos hace ser esa conducta?

Encontraremos motivos ignorados que pasan desapercibidos y se resisten al cambio. A nuestra transformación.

Hay muchas y diferentes maneras, diría que infinitas posibilidades, para conseguir cubrir las necesidades de esas intenciones positivas. Sólo hay que explorarlas y elegir la que mejor nos convenga.

Por ejemplo, imagina que deseas acabar con tu hábito de fumar. Antes de enfrascarte en el problema y pensar en el POR QUÉ quieres dejarlo. Piensa antes de qué te sirve ese comportamiento.

¿Qué consigues cuándo fumas?, ¿Qué te proporciona?. Cuando lo tengas, piensa ahora qué otras actividades, hábitos o comportamientos te hacen conseguir lo mismo que ahora te reporta tu hábito obsoleto. Hay muchas maneras de atender a las necesidades de tu cuerpo y no todas tienen que ser insanas.

¿Cambias de hábito?

3 comentarios en “La Intención Positiva de lo que haces.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba