Formamos parte de un Sistema Mayor compuesto por un sin fin de estructuras independientes. Para qué ese sistema se retroalimente, sólo se necesita que cada una de esas estructuras colaboren por y para el conjunto del grupo. El Sistema Mayor sería el todo y todo lo que se nos escapa casi hasta de la comprensión. El conjunto de todos los conjuntos. Las estructuras independientes son los grupos y sistemas menores que se adaptan por sobrevivir. Tú formas parte de uno o de varios grupos o sistemas menores, a pesar de ello también posees una estructura personal e independiente, tu propio sistema.

La característica fundamental de todas esas estructuras es que tienen la poderosa habilidad de funcionar tanto dentro de un sistema, como fuera de él y de manera independiente. Cuando alguna de las piezas de estos sistemas mayores o menores se estropea, el Sistema Mayor siempre sabe cómo proceder. Todo continúa y reajustará todo lo que tenga que ajustar para no afectar a su rendimiento. 

¿Te has preguntado alguna vez qué pasaría con esos sistemas menores a los que perteneces cuando ya no estés?

¿Crees qué el Sistema Mayor sería capaz de cubrir la necesidad de los tuyos cuando faltes?

No es demasiado agradable, el pensar qué pasará cuando ya no estemos. Pensar en cómo seguirán funcionando las cosas aún sin nosotros. Aunque puede ser un beneficioso ejercicio para aprender a no sentirse tan imprescindible. Sólo eres una mínima parte de un sistema infinitamente mayor que no te necesita para seguir funcionando. Hay veces que se pierden piezas, otras se reemplazan y otras se mejoran, pero el sistema siempre continuará con su labor, te encuentres físicamente en él, o no. 

Cuando una pieza desaparece de cualquier sistema, eso no quiere decir que ya no influya a los muchos o pocos sistemas que también perteneció. Los seguirá alimentando sin estar. Todos dejamos huella en la vida de muchos más de los que nos imaginamos. Todos aparecemos y desaparecemos en diferentes grupos y entornos por una buena razón. Aunque no nos demos cuenta no necesitamos estar para que el resto de nuestros sistemas, nos olviden. No lo harán, ya dejaste impresa tu huella en ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba