¿Alguna vez, imaginaste que lo que está pasando a nivel mundial, pudiera pasar en realidad?

¿Y cuántas veces recuerdas haber expresado que si tuvieras más tiempo para ti y menos responsabilidades, todo te sería mucho más fácil?

Pues parece ser, que el Universo atendió tus incesantes súplicas y te ha concedido ese tiempo. Y ahora que tienes tiempo para ti y para tus cosas.

¿Cómo vas a aprovechar tanto tiempo libre?

Aunque el Mundo se pare, el Universo siempre sigue su curso. Como tú, que tienes ahora que aprender a vivir fuera de tus rutinas y adaptarte al cambio inminente.
 
¿El Mundo se para, para que tú te pares?

¿Qué puedes reflexionar al respecto?

Quizás sea el momento de mirar adentro, ya que fuera no te dejan salir. Tal vez hayas permanecido demasiado tiempo, en el exterior y ya va siendo hora, de que regreses a casa. Contigo y con tus proyecciones. Si el mundo externo es un reflejo de tu mundo interior. 

¿Qué crees que te quiere decir tu mundo interior?

Todo está interconectado. Tú lo estás conmigo y con todo lo demás. Nada es casualidad. La Unidad se hace cada vez más evidente. Todos nos necesitamos para que esto funcione. Y es que el vivir en Unidad con el Todo, no siempre funciona estando juntos. Puedes vivir en unidad sin juntarte físicamente. De hecho ahora, la causa mayor, así lo requiere. Trabajar en Unidad, desde casa, desde dentro. 

¿Qué puedes aportar desde dentro, hacia fuera?

Tu visión individual es una parte imprescindible para completar la realidad colectiva. Aunque todos queramos lo mismo. Cada uno tiene su propio método para conseguir sus fines. Las estrategias son elecciones. Las elecciones son las consecuencias de las diferentes perspectivas de lo que es y no real. Por eso lo real es tan sólo una ilusión individual. El sentido de realidad real, se completa cuando se consigue entender también la verdad de los otros. Por lo tanto la verdad se vuelve más real, cuántas más realidades individuales se sumen a la ecuación. 

Poco importa si eres de los que aportan luz u oscuridad. Ambas son necesarias para que el conocimiento sea completo. Sin embargo sea lo que sea, lo que decidas aportar, procura que hable de ti, de lo de dentro y no de lo de fuera o de los demás. Que sea tu misión, la que hable de tu visión. Aporta para ampliar y no para sabotear. Súmate, pero no restes. 

Todo lo nuevo crea incertidumbre. Y es que es, en esa incertidumbre, dónde se esconden las infinitas posibilidades. En la certeza, sólo encuentras una única razón. Mientras que en la incertidumbre, habitan todas las demás razones. Las mejores oportunidades, aparecen en las peores crisis. Es la amenaza perfecta para reinventarte. Es tu oportunidad para hacer algo diferente y que merezca la pena.

No entres en crisis. Aprovecha la crisis. Si te cierran las puertas del exterior. Abre las de tu interior. Muchas veces las oportunidades están mucho más cerca de lo que parecen. Aunque te empeñes en buscar en el mismo sitio, eso no quiere decir, que no haya más sitios en los que buscar. Sólo que no los contemplas. ¿O sí?. 

¿Y a ti, te contemplas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba