Imagina que de camino a casa, inmerso en tus pensamientos, comienzas a escuchar una voz infantil y distorsionada, que grita insultos sin sentido.
 
Por mera curiosidad, cruzas la calle, para observar y oír mejor, todo lo que sucede. Llegas a la acera, y compruebas que bajo la ventana que insulta, hay un gran grupo de personas inquietas, esperando a que el propinador de insultos, asome la cabeza. 

Algunos de los presentes, insultan también, a la traviesa fierecilla. Otros en cambio, insultan a los que insultan, por no entender que sólo es un niño. Y el último grupo, se queda observando, a ver cómo se desarrollan los hechos.

¿Qué harías tú?

¿Observar, insultar a la voz, o insultar a los que insultan?

¿Y qué es lo que haces cuando te insultan, o te sientes ofendido?

Independientemente de si conoces a tu agresor o no, o de quién sea este. Siempre puedes elegir observar o pelear. El ataque al fin y al cabo, es una elección. Sentirse atacado o tomarse el insulto como algo personal, te hace aceptar «el regalo». Y los regalos, los hay de muchos tipos. No todos son bien recibidos, o no todos llegan a ser entregados. Sin embargo, la decisión de aceptarlo o no, siempre está en la mano del receptor.
 
Es cierto que no es nada agradable, sentirse insultado o atacado. Aunque si sientes, la ofensa, es porque sin darte cuenta, compraste esa ofensa. Los insultos de los demás, no son tus insultos. Son su forma de llamar tu atención. La manera que tienen de hacerse notar. Te provocan para que reacciones. Y hay veces que lo consiguen.

¿No es así?

No pelees contra las locuras de los demás. Entiende que cada universo particular, esconde un montón de experiencias que se te escapan. Una persona que ofende e insulta, es una persona muy perdida. Todo lo que proyectamos en el exterior, es reflejo de nuestro mundo interior. No combatas en batallas que no te pertenecen. Guarda tu energía para causas mayores. No permitas que las causas de otros, interfieran en la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba