cuando condenas te vuelves prisionero

Cuando condenas te vuelves prisionero.

Quizás no lo habías pensado antes, pero cuando juzgas o condenas, te vuelves prisionero, mientras que si perdonas, te liberas. Y es que cuando perdonas, se abre la puerta de tu prisión, automáticamente, permitiéndote ser libre de nuevo. De ti depende, traspasar esa puerta, o seguir siendo preso.  La condena o el juicio, te hace …

Cuando condenas te vuelves prisionero. Leer más.

Una Rosa, un Bizcocho y tus Procesos.

¿Puedes acelerar el proceso de floración de una rosa? ¿Hacer que crezca más rápido? ¿Qué pasaría si lo intentaras? Probablemente la rosa, que no tiene prisa, sufra de tu impaciencia y no consiga florecer, si la manipulas para que crezca más rápido. No hay nada que puedas hacer para acelerar el transcurso de los acontecimientos. …

Una Rosa, un Bizcocho y tus Procesos. Leer más.

Ir arriba