Continente y Contenido

Imagina que haciendo la compra semanal, en tu supermercado habitual, adquieres un producto nuevo para ti, por el interés que te despierta su envoltorio. El paquete que lo conforma, ejerce una fuerte atracción hacia ti. Así que sin detenerte en el contenido, lo echas al carro de inmediato. Cuando llegas a casa, sigues obnubilado por …

Continente y Contenido Leer más.