un miedo una herida y una preocupación

Un Miedo, una Herida y una Preocupación.

Y ahí estaba yo, encerrada en ese cuarto, apenas sin luz. Deseaba con todo el alma, escapar hacia otro lugar, pero no podía hacerlo, porque me había comprometido con algo y quería cumplir mi promesa.El silencio era sepulcral. La temperatura, más fría que de costumbre, y el olor de la habitación, era tremendamente conocido.Mi incomodidad …

Un Miedo, una Herida y una Preocupación. Leer más.

la vulnerabilidad no sabe ser deshonesta

La vulnerabilidad no sabe ser deshonesta.

La vulnerabilidad no sabe ser deshonesta. Y yo me siento tremendamente honesta, cuando me reconozco en mi vulnerabilidad. La palabra Vulnerable, proviene del latín, «vulnerabilis». Una palabra formada por «vulnus», que significa herida y el prefijo «abilis», que significa posibilidad. Es decir, que el adjetivo vulnerable, expresa la posibilidad de ser herido. Expresa la posibilidad, …

La vulnerabilidad no sabe ser deshonesta. Leer más.

Tu niño interior te susurra; ¡No te apegues!

Tu niño interior te susurra: ¡No te apegues!.

Tu niño interior te susurra: ¡No te apegues!. En la entrada anterior, exploramos la herida del RECHAZO: Tu niño interior te grita: ¡No huyas!. En la que señalamos, cuál era su disfraz más característico, el del ESCAPISTA. No sé si te reconocerías con esa herida y si has tenido tiempo para analizar las situaciones y …

Tu niño interior te susurra: ¡No te apegues!. Leer más.

revisar el zapato antes de echarte a caminar

Revisa el zapato, antes de echarte a caminar.

¿Sueles revisar el zapato, antes de echarte a caminar? Llevaba meses con una fuerte molestia en la planta del pie izquierdo. Cuando llegaba a casa y se descalzaba, se le pasaba. Sin embargo cuando volvía a ponerse los zapatos para ir a trabajar, comenzaba de nuevo, la desagradable sensación.   Amaba su trabajo. Se esforzó …

Revisa el zapato, antes de echarte a caminar. Leer más.

Ir arriba