cuando condenas te vuelves prisionero

Cuando condenas te vuelves prisionero.

Quizás no lo habías pensado antes, pero cuando juzgas o condenas, te vuelves prisionero, mientras que si perdonas, te liberas. Y es que cuando perdonas, se abre la puerta de tu prisión, automáticamente, permitiéndote ser libre de nuevo. De ti depende, traspasar esa puerta, o seguir siendo preso.  La condena o el juicio, te hace …

Cuando condenas te vuelves prisionero. Leer más.

la paz es la consecuencia de tu confianza

La paz es la consecuencia de tu confianza.

La paz es la consecuencia de tu confianza. Porque cuando confías plenamente en ti y en las circunstancias, la paz te encuentra. Cuando estás seguro del resultado, puedes permitirte renunciar a la ansiedad. Tu seguridad atrae a tu certidumbre y esta, a tu tranquilidad.  La paciencia también juega un papel fundamental en el proceso. Ya …

La paz es la consecuencia de tu confianza. Leer más.

Ir arriba