un miedo una herida y una preocupación

Un Miedo, una Herida y una Preocupación.

Y ahí estaba yo, encerrada en ese cuarto, apenas sin luz. Deseaba con todo el alma, escapar hacia otro lugar, pero no podía hacerlo, porque me había comprometido con algo y quería cumplir mi promesa.El silencio era sepulcral. La temperatura, más fría que de costumbre, y el olor de la habitación, era tremendamente conocido.Mi incomodidad …

Un Miedo, una Herida y una Preocupación. Leer más.

cuando condenas te vuelves prisionero

Cuando condenas te vuelves prisionero.

Quizás no lo habías pensado antes, pero cuando juzgas o condenas, te vuelves prisionero, mientras que si perdonas, te liberas. Y es que cuando perdonas, se abre la puerta de tu prisión, automáticamente, permitiéndote ser libre de nuevo. De ti depende, traspasar esa puerta, o seguir siendo preso.  La condena o el juicio, te hace …

Cuando condenas te vuelves prisionero. Leer más.

Ir arriba