Todo está conectado. Desde el punto más recóndito de la tierra, hasta la galaxia más remota. Desde la más ínfima y diminuta partícula, hasta lo más inconmensurable.  Pasando por supuesto, por los Seres Humanos. En tan sólo una gota de tu sangre, se encuentra registrada toda tu información. Y dentro de cada hombre, está manifestada la vastedad del universo. Cada uno de nosotros, somos pequeñas galaxias que forman parte, a su vez, de una galaxia superior.

Pequeños sistemas, formados por sistemas aún más diminutos, conectados unos con otros. Todo es sistémico, todo sistema no puede operar, sin un sistema superior que lo sostenga. La experiencia habitual, la que percibimos a través de nuestros cinco sentidos, nos hace creer, que existimos en el Universo. De que tú existes en algún lugar del vasto mundo. Aunque esto es tan sólo una sensación, una percepción engañosa. Porque tú no existes en el Universo, si no que el Universo al completo, existe dentro de ti. Como el cuerpo y la mente existen en ti. El cuerpo, la mente y el mundo, en toda su inmensidad, te ocurren.

Dispones de la mente, y a través de ella, proyectas en el cuerpo, y desde el cuerpo, manifiestas también el mundo. Es entonces, tu conciencia quién construye el mundo. No somos solos y aislados. Tú no estás sólo donde crees que estás, si no que estás en mi conciencia, y yo estoy en la tuya. Estamos conectados. El lugar en el que yo permanezco en tu conciencia, y el lugar en el que tú permaneces, en la mía, es por tanto, el mismo lugar.
No existes como un cuerpo físico, ahí fuera. Es tu cerebro el que te hace verlo así. Porque tu cerebro, no tiene una experiencia directa del mundo. Lo único que hace tu cerebro, es responder a la electricidad, a lo químico, a la energía… y todo eso, te construye a ti ahí fuera. Es decir, que yo te creo a ti, como tú me creas a mi. Somos la conciencia que experimenta con las formas y circunstancias. Porque todo, absolutamente todo está conectado.

Cuando veas, oigas o sientas algo, piensa lo siguiente, ¡todo esto está en mi!. Esos árboles que percibo, son mis pulmones. Si ellos no respirasen, yo tampoco respiraría y si yo no respirara, ellos tampoco podrían hacerlo. La totalidad de la tierra es tu cuerpo físico, y la atmósfera, tu respiración. Como el agua y los océanos, son tu circulación. La estrellas que iluminan el cielo, son tu propia luz, y las que te hacen brillar en él. El fuego que quema los campos, es tu propio fuego, y el mismo que te asfixia por dentro. Porque no es cierto eso, que tú estás aquí y el mundo ahí fuera. Disponemos tanto de un cuerpo físico, como de un cuerpo universal y superior. Y los dos son nuestros cuerpos, el mismo cuerpo. Somos Uno, con todo lo demás. 

Cuando logras entender que la totalidad del universo está dentro de ti, estableces una relación íntima con él. Asimismo, puedes reconocerte en la intimidad de este mundo, y a partir de este entendimiento, alcanzas la paz con el mundo. Y este estado, te revela que el universo, es entonces, un ser consciente, tu cuerpo extendido. Porque eres uno con él. Por tanto, cuando estableces contacto con tu cuerpo extendido, este te habla. Te puedes comunicar también con él y a través de él. Cuando estableces esa comunión íntima, como un único ser consciente, este te sorprende con habilidades en forma de sincronías y de casualidades con significado. Ya estás conectado. Todo está conectado.

Todo viene del mismo sitio, y va a parar al mismo lugar. Lo que ves, te mira, todo lo que oyes, te escucha, y todo lo que sientes, te siente. Vas y vienes al mismo tiempo. Vienes y vas, en diferentes planos. No eres solo y aislado, eres el Todo y la Nada a la vez, porque el Todo y la Nada, también habita en ti. Y como habitan en ti, tú habitas en ellos. Porque todo está conectado. Todo sobrevive, porque lo demás también lo hace. Las conexiones nos conectan y nosotros conectamos a través de esas conexiones. Así que conecta, ¡conéctate!. No te desconectes del Todo, o el Todo y la Nada, se desconectarán de ti.

2 comentarios en “Todo está conectado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba